Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog
conocer-a-dios-todopoderoso

Cristo de los últimos días es el Señor del juicio y quien abre el libro

Cristo de los últimos días es el Señor del juicio y quien abre el libro

¡Dios Todopoderoso es omnipotente, lo consigue todo y es el Dios verdadero, totalmente completo! Él no sólo lleva en sus manos las siete estrellas, sostiene los siete Espíritus, tiene siete ojos, abre los siete sellos y abre el rollo, sino que además administra las siete plagas y las siete copas, y abre los siete truenos; ¡hace mucho tiempo que Él ha hecho sonar las siete trompetas! Todas las cosas creadas y hechas completas por Él deberían alabarlo, darle gloria, y exaltar Su trono. ¡Oh, Dios Todopoderoso! ¡Tú eres todo, Tú lo has conseguido todo y, contigo, todo es completo, brillante, emancipado, libre, fuerte y poderoso! No hay nada escondido ni oculto, contigo todos los misterios se han revelado. Además, ¡Tú juzgas las multitudes de Tus enemigos, muestras Tu majestad, Tu fuego consumidor, Tu ira e incluso más, Tu gloria sin precedentes, eterna, totalmente infinita! Todos los pueblos deberían despertarse y aclamar, y cantar sin reservas; ensalzar al Dios todopoderoso, real, vivo, abundante, glorioso y verdadero que es desde la eternidad y hasta la eternidad.

de “Declaraciones y testimonios de Cristo en el principio”

La obra de los últimos días es la de separar a todos de acuerdo a su especie, para concluir el plan de gestión de Dios, porque el tiempo está cerca y el día de Dios ha llegado. Dios lleva a todos los que han entrado a Su reino, es decir, a todos los que le han sido leales hasta el final, a la era de Dios mismo. Sin embargo, antes de la llegada de la era de Dios mismo, la obra que Dios hará no es observar los hechos de los hombres ni inquirir acerca de sus vidas, sino juzgar su rebelión, porque Dios purificará a todos los que vengan ante Su trono. Todos los que han seguido las pisadas de Dios hasta este día son los que han venido delante del trono de Dios, por lo tanto, todos los que aceptan la última obra de Dios son a los que Dios va a purificar. En otras palabras, todos los que aceptan la última obra de Dios son los que Dios juzgará.

Como ya se dijo antes, el juicio comenzará por la casa de Dios. Este “juicio” se refiere al juicio que Dios hace hoy en aquellos que vienen ante Su trono en los últimos días. Tal vez haya aquellos que creen en imaginaciones sobrenaturales, como aquella de que cuando hayan llegado los últimos días, Dios va a poner una gran mesa en los cielos en la que pondrá un mantel blanco, entonces Dios se sentará sobre un gran trono y todos los hombres se arrodillarán en el suelo. Dios entonces revelará todos los pecados que pesan sobre cada uno para determinar si ascenderá al cielo o será enviado al lago que arde con fuego y azufre. No importa cuáles sean las imaginaciones del hombre, la esencia de la obra de Dios no se puede alterar. Las imaginaciones del hombre no son nada sino los conceptos de los pensamientos del hombre que vienen de su cerebro, resumidos y asociados por lo que el hombre ha visto y escuchado. Por lo tanto, Yo digo, no importa qué tan brillantes puedan ser las imágenes concebidas, no son más que un dibujo y no son un sustituto para el plan de la obra de Dios. Después de todo, el hombre ha sido corrompido por Satanás, así que, ¿cómo puede entonces entender los pensamientos de Dios? El hombre concibe que la obra de juicio que Dios hace es especialmente fantástica. El hombre cree que ya que es Dios mismo el que hace la obra del juicio, entonces debe ser de la escala más tremenda e incomprensible para los mortales; debe retumbar por los cielos y sacudir la tierra, de otro modo, ¿cómo puede ser la obra de juicio que Dios hace? El hombre cree que como esta es la obra del juicio, entonces Dios debe ser particularmente imponente y majestuoso mientras obra, y los que son juzgados deben estar aullando con lágrimas y sobre sus rodillas implorando misericordia. La escena debe ser una gran vista y muy llamativa… Todos imaginan que la obra de juicio que Dios hace es extraordinariamente maravillosa. ¿Sabes, sin embargo, que mucho antes que Dios comenzara la obra de juicio entre los hombres, todavía estabas acurrucado en el nido acogedor? ¿Sabes que en el momento en que creas que la obra de juicio de Dios esté empezando oficialmente ya será el momento de que Dios haga un cielo y una tierra nuevos? En ese momento, tal vez sólo hayas entendido el significado de la vida, pero la obra inmisericorde del castigo de Dios te llevará, todavía dormitando, al infierno. Sólo entonces de repente te darás cuenta de que la obra de juicio de Dios ya habrá concluido.

de ‘Cristo realiza la obra de juicio con la verdad’ en “La Palabra manifestada en carne”

Partager cet article
Repost0
Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :
Commenter cet article