Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog
conocer-a-dios-todopoderoso

¿Qué debemos hacer si no podemos resolver el problema de pecar mediante oraciones y confesión del pecado? La Palabra de Dios nos ha dicho las formas concretas


Oración cristiana: ¿Qué debemos hacer si no podemos resolver el problema de pecar mediante oraciones y confesión del pecado? La Palabra de Dios nos ha dicho las formas concretas

Dios dice: “Por todo lo que el hombre pueda haber sido redimido y perdonado de sus pecados, sólo puede considerarse que Dios no recuerda sus transgresiones y no lo trata de acuerdo con estas. Sin embargo, cuando el hombre, que vive en un cuerpo de carne, no ha sido liberado del pecado, sólo puede continuar pecando, revelando, interminablemente, su carácter satánico corrupto. Esta es la vida que el hombre lleva, un ciclo sin fin de pecado y perdón. La mayor parte de la humanidad peca durante el día y se confiesa por la noche. Así, aunque la ofrenda por el pecado siempre sea efectiva para el hombre, no podrá salvarlo del pecado. Sólo se ha completado la mitad de la obra de salvación, porque el hombre sigue teniendo un carácter corrupto”.
 
Aunque Jesús hizo mucha obra entre los hombres, sólo completó la redención de toda la humanidad, se convirtió en la ofrenda por el pecado del hombre; no lo libró de su carácter corrupto. Salvar al hombre totalmente de la influencia de Satanás no sólo requirió que Jesús se convirtiera en la ofrenda por el pecado y cargara con los pecados del hombre, sino también que Dios realizara una obra incluso mayor para librar completamente al hombre de su carácter corrompido por Satanás. Y así, ahora que el hombre ha sido perdonado de sus pecados, Dios volvió a la carne para guiar al hombre a la nueva era, y comenzó la obra de castigo y juicio. Esta obra llevó al hombre a una esfera más elevada. Todos los que se someten bajo Su dominio disfrutarán una verdad más elevada y recibirán mayores bendiciones. Vivirán realmente en la luz, y obtendrán la verdad, el camino y la vida”.
 
De las palabras de Dios, podemos ver que la obra de redención del Señor Jesús ha perdonado nuestros pecados, pero la naturaleza pecaminosa todavía está arraigada profundamente en nuestro interior, así que tras haber orado y confesado nuestros pecados ante el Señor, seguimos pecando a menudo, siendo incapaces de practicar Sus palabras y viviendo en el angustio. Para salvarnos completamente de los pecados, en los últimos días Dios ha hecho carne de nuevo y ha venido al mundo humano, expresando la verdad y haciendo una etapa de obra de juzgar y purificar al hombre, a fin de resolver su naturaleza pecaminosa. Esto cumple precisamente las profecías bíblicas, “Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios” (1 Pedro 4:17). “El que me rechaza y no recibe mis palabras, tiene quien lo juzgue; la palabra que he hablado, esa lo juzgará en el día final” (Juan 12:48). Por lo tanto, aceptar la obra de juicio de Dios en los últimos días es la única manera en que podemos despojarnos de la esclavitud del pecado y dejar de pecar y resistirnos a Dios. 
 
Las escrituras tomadas de LA BIBLIA DE LAS AMERICAS® (LBLA) Copyright © 1986, 1995, 1997 por The Lockman Foundation usado con permiso. www.LBLA.com.

Partager cet article
Repost0
Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :
Commenter cet article